Para evitar las aftas bucales es importante conocer qué las provoca. Popularmente conocidas como llagas, son unas pequeñas úlceras que aparecen en la superficie interna de los carrillos, los labios, el paladar, la base de las encías e incluso en la lengua. Generalmente las aftas suelen duran unos días y desaparecen sin grandes consecuencias, más que las molestias que provocan al tenerlas.

Para poder evitarlas es necesario saber por qué se desarrollan. Los motivos más comunes de la aparición de llagas en la boca son la deficiente higiene bucal, un golpe o agresión interna debido a una mordida o a una mala intervención en la boca, y la falta de defensas del organismo. También se ha encontrado relación entre el estrés, la falta de vitaminas, la anemia y los cambios hormonales con la aparición de aftas bucales. El cuerpo es un organismo complejo que manda múltiples mensajes cuando algo no va bien, si se detecta la aparición de llagas en la boca y no se encuentra una causa aparente como una mordida, lo recomendado es visitar al dentista y al médico para descartar un problema mayor.

Evitar las aftas bucales

Es fácil si se sigue una dieta equilibrada rica en verduras y fruta para ofrecer al organismo las vitaminas y minerales que necesita. También es recomendable el uso de alimentos probióticos ya que ayudan a una correcta higiene de los órganos de digestión interna. Así mismo, el consumo de agua para mantener una correcta hidratación en el cuerpo es necesario para que las paredes de la boca estén hidratadas en todo momento y dificulten la aparición de llagas.

Por otro lado, para evitar la aparición de llagas también es indispensable una correcta higiene dental después de las comidas ya que la acidez de la saliva es un ambiente prolífico para las bacterias.

Si tienes cualquier pregunta o duda recuerda que puedes consultar con los especialistas de la Clínica Curull.