sangran-encias-sonrisa-antes sangran-encias-sonrisa-despues

«Me sangran las encías»

CASO CLÍNICO DE ÉXITO XVII:

Hoy os presentamos a un paciente de 68 años que acude a la consulta porque le sangran mucho las encías cuando se cepilla los dientes. En ocasiones, se cree que el sangrado de las encías pude ser una cosa normal, pero es un signo de que hay inflamación y enfermedad. La encía sana no sangra. En la primera visita, en la que se estudió el estado periodontal del paciente, observamos que presentaba bolsas periodontales en los molares (pérdida del hueso de soporte de los dientes) y sangrado e inflamación generalizada.

El tratamiento indicado en estos casos son varias sesiones de raspaje y alisado radicular para eliminar la placa bacteriana y el cálculo. Se instruye al paciente en cómo debe limpiarse para que la enfermedad no vuelva a aparecer. La peridontitis es una enfermedad crónica, pero se puede controlar y detener si tenemos una buena higiene y acudimos periódicamente a nuestro periodoncista para realizar visitas de Mantenimiento Periodontal.

En este caso conseguimos desinflamar la encía, que dejó de sangrar, y frenamos la pérdida ósea en la zona de las muelas. El paciente mejoró su higiene oral y acudía a sus visitas de Mantenimiento cada 6 meses. En una de estas visitas el paciente nos comentó que se le había fracturado parte del incisivo central izquierdo. Motivado por su mujer, quiso tratar la estética de su boca para “rejuvenecerla”. Antes de comenzar se recomendó al paciente que se realizara un blanqueamiento para garantizar así un resultado más harmonioso.

Se tomaron medidas para obtener los modelos de estudio y analizar el caso. Se propuso al paciente que la mejor manera de conseguir un frente anterior más estético era realizando carillas de cerámica de canino a canino que permitirían reparar todos los defectos que presentaba. Además, en los dientes contiguos y en los incisivos inferiores se realizaron composites para mejorar su color y estética. Como en la mayoría de los casos, acabamos colocando una placa de descarga o férula oclusal. En la actualidad, el paciente continúa asistiendo a los mantenimientos cada 6 meses y vamos controlando que utilice la férula. Nunca más han vuelto a sangrarle las encías y está encantado con su nueva y “joven” sonrisa.

¿Quieres que hagamos lo mismo por ti? ¿Deseas más información? Llámanos al 977 24 13 80 o ven a vernos a Clínica Curull (Rambla Nova, 114, Bajos, de Tarragona).

ANTES

sangran-encias-antes

DESPUÉS

sangran-encias-despues