Establecer unos buenos hábitos de salud dental en la infancia es de vital importancia, pero esa labor no debe cesar en la adolescencia. En este periodo deben asentarse costumbres y cuidados que favorecerán tener una boca sana en el futuro. Y es que los dientes permanentes necesitan una prevención mejor que los “de leche”, por lo que la salud bucal no puede ser relegada a un segundo plano con la llegada de la pubertad.

adolescente-limpiezaCepillarse los dientes correcta y constantemente (mínimo 2 veces al día), utilizar hilo dental o usar protectores dentales durante la práctica deportiva son solo algunas de las rutinas recomendadas para mantener una dentadura sana y cuidada.

Además conviene dejar de lado el tabaco, que provoca manchas en los dientes y mal aliento. También la ingesta excesiva de dulces y refrescos con azúcar, que favorecen la aparición de caries. Los piercings en la boca tampoco son muy aconsejables porque suelen provocar recesión gingival (pérdida de encía) y astillan los dientes.

Hay que ser especialmente cuidadosos en la adolescencia si se lleva un aparato de ortodoncia. La placa dental y los restos alimentarios se acumulan con facilidad entre los brackets, así que se debe extremar la limpieza utilizando cepillos interdentales o interproximales.

Por supuesto, todo esto tiene que ir acompañado de visitas regulares al dentista. Él nos dará el mejor consejo profesional y nos ayudará a detectar los problemas antes de que empeoren.

En la Clínica Curull ofrecemos la mejor atención a los adolescentes, recomendando los mejores cuidados y soluciones adaptadas a sus necesidades.