Nunca es tarde para adquirir buenos hábitos y nosotros queremos daros las pautas para que la salud bucodental de los niños de vuestra casa sea ideal. Lo primero que necesitamos saber es que lo más importante es ser constante y que los niños aprenden por imitación.

Aquí van los consejos

Nos cepillaremos dos veces al día mínimo, si puede ser junto a ellos, les dejaremos jugar con su cepillo y lo mejor será que los mayores utilicen otro para cepillarles ya que suelen morderlos y quedan inservibles, por tanto, ellos tendrán uno para aprender y jugar y otro para cepillarles nosotros.

Vamos a seguir este orden: utilizaremos arco dental o hilo entre sus dientes, después pasaremos al cepillado (utilizando la cantidad de pasta adecuada a cada edad), esta pasta tiene que ser de 1.000ppm mínimo desde que sale el primer diente y, de forma general, hasta los 4 años. Más adelante, pasaremos a las de 1.450 – 1.500ppm.

A muchos os surgirá la duda: “¿Por qué en las pastas de 1.000ppm pone a partir de 6 años?” No hagáis caso a las edades que pone en las pastas dentales, la evidencia científica apoya desde hace años el uso de 1.000ppm desde el primer diente para proteger los dientes de la caries.

Seda dental y arcos dentales

salud bucodental niñosUtilizándolos conseguimos limpiar la totalidad de nuestros dientes. Con el cepillado tradicional sin hilo conseguimos una limpieza incompleta ya que se deja la zona entre los dientes sin limpiar.

Al utilizarlo antes del cepillado, conseguimos que la pasta acceda mejor a esas zonas entre dientes. Hay que recordar que en estas zonas entre dientes es donde suelen comenzar las caries, por eso es fundamental utilizar el hilo o, para mayor comodidad, el arco dental.

Podemos incluirlo en la rutina del cepillado nocturno para crear el hábito.

Cómo limpiar según edad

El cepillado siempre será con supervisión y por parte de los padres hasta los 8-9 años. Por supuesto, ellos siempre tendrán su cepillo para practicar y jugar hasta que desarrollen las habilidades para no necesitar ayuda.

Hasta la erupción del primer diente podemos utilizar mordedores o dedales de silicona para estimular las encías pero no para limpiar, las recomendaciones actuales no contemplan realizar limpieza de las encías si no hay dientes. En este punto, si se trata de lactancia materna, no realizaremos limpieza de las encías. En cambio, si estamos ante una lactancia artificial, utilizaremos una gasita para limpiar la lengua si notamos algo de olor.

Una vez que erupciona el primer diente, cepillaremos los dientes con un cepillo manual de cabezal pequeño con cerdas suaves de nylon con pasta de dientes de 1.000ppm teniendo en cuenta la cantidad. Más adelante, completaremos el cepillado pasando antes el hilo si hay muelitas o dientes juntos.

A partir de los 2 años, podrán utilizar cepillo eléctrico si no les molesta el ruido. A partir de los 4-5 años, pasaremos a la pasta de 1.450 – 1.500 ppm. Una vez el niño sepa enjuagarse, podremos completar la rutina con enjuagues sin alcohol para darnos un aporte extra de flúor y siempre con supervisión.

Recordamos que para una la salud bucodental de los niños es importante que se cepillen mínimo dos veces al día: mañana y noche. Tres veces es lo ideal.