El 70% de la población adulta padece bruxismo, cuya solución pasa por una férula de descarga personalizada y controlar el estrés. Ya escribimos en un post anterior ¿Qué es el bruxismo y cómo evitarlo? las pautas y consejos para mejorar el bruxismo. Un mal que ha crecido im 30% en los últimos años.

El estrés es uno de los desencadenantes del bruxismo y la reciente crisis económica ha generado más estrés y nerviosismo en las personas, que se traduce en algunos casos en rechinamiento de dientes y bruxismo. Generalmente el origen más habitual del bruxismo es emocional, no obstante también incide la mal posición dental y la mordida incorrecta. La mal oclusión dental provoca una contracción involuntaria de la musculatura del cuello y de la cara, que se traduce en tensión innecesaria en los músculos y dolor en las cervicales, oídos o mandíbula. De hecho, la mayoría de pacientes de bruxismo no acuden por dolor en los dientes o por desgaste debido al rechinamiento, sino que acuden por dolor después de masticar en la mandíbula o por ‘cansancio’ en la mandíbula (sensación de que la mandíbula inferior pesa).

Puedes consultar nuestro decálogo contra el bruxismo para mejorar los síntomas, sin embargo si el origen del problema es puramente emocional (estrés o ansiedad) es recomendable, además de utilizar una férula dental, tomar medidas para evitar ese estado psíquico y relajarse.