sonrisa incisivo antes sonrisa incisivo después

«Llevo una carilla en el incisivo que se me cae continuamente»

CASO CLÍNICO DE ÉXITO XCVI

La  Sonrisa 10 que compartimos hoy es de  una paciente de 41  años que en su infancia sufrió un traumatismo en el incisivo central derecho. Le realizaron una endodoncia y  con el paso de los años el diente se le empezó a oscurecer. Después de finalizar el tratamiento ortodóntico en otra Clínica, le colocaron una carilla en el incisivo por la rotura pero que, en repetidas ocasiones se le caía. Nuestra paciente acudió a nosotros porque necesitaba una solución más definitiva. 

En Clínica Curull  aconsejamos a nuestros pacientes que cuando reciben  un golpe en un diente, aunque a veces el daño puede ser imperceptible. Es conveniente que acudan a nuestra consulta para un chequeo completo porque, en muchas ocasiones, las lesiones pueden ser irreversibles a largo plazo.

Generalmente, tras recibir un golpe solemos acudir  al dentista cuando  existe una fractura que afecta a la estética, pero puede existir un problema más grave que esté afectando al paquete vascular del diente. Nuestro diente dejaría de tener riego sanguíneo y esto podría causar no solo dolor sino también inflamación de la encía por acumulación de bacterias en los tejidos sin vida y algo que es mucho más visible, como el cambio de color. Pueden empezar a  adquirir una tonalidad más oscura, y si el nervio está dañado,  podría dar lugar a la pérdida de la pieza dental. 

La solución idónea para la rotura del incisivo

Realizamos un estudio completo bucal a nuestra paciente para valorar el estado del diente, ya que anteriormente le habían tratado los conductos de esta pieza dental (endodoncia). En primer lugar decidimos intentar salvar la pieza con una reendodoncia. Debido a la reabsorción radicular sufrida por el tratamiento previo de ortodoncia, no  pudimos finalizar con éxito el retratamiento de conductos (re-endodoncia).

Decidimos extraer el diente, colocar un implante, realizar una cirugía de alargamiento de corona para corregir su sonrisa gingival y el mismo día colocaríamos un corona o funda fija provisional.  Esta corona provisional atornillada al implante nos ayudaría a contornear la encía durante el período de oseintegración.  Combinamos este tratamiento con un blanqueamiento dental.  

Finalizado este proceso, colocamos la corona definitiva de cerámica sin metal atornillada al implante. Este material, como ya hemos comentado en casos anteriores, permite conseguir valores estéticos muy altos, además de buenos valores biológicos y funcionales sin necesidad de recurrir a una estructura interna de metal. Para dar mayor simetría realizamos una carilla de composite estético en el otro incisivo central. Y así es como resolvimos el caso de la colocación de la carilla en el incisivo por rotura del mismo.

ANTES

DESPUÉS

incisivo después