La lengua geográfica es una afección que afecta al 1 % de la población mundial de importancia benigna y de la que se saben muy pocas cosas. La lengua geográfica recibe este nombre debido a que la superficie de la lengua parece un mapa mundo de escamaciones.

La lengua sufre un lesión que aparece en la superficie dorsal que consiste en irregulares zonas de descamación de borde blanquecino y que alberga superficies descamadas. La forma de las lesiones es lo que da el nombre a la patología. Científicamente se le llama como glositis migratoria benigna por que las manchas desaparecen de su ubicación inicial y ocupan otra parte distinta de la lengua. Actualmente se desconoce el por qué de su causa, aunque la gran mayoría de médicos lo asocian a uno de estos dos factores: Falta de vitaminas o estrés. El hecho de que la lengua geográfica sea una enfermedad de brotes, a veces desaparece por lapsos de tiempo y otras veces por completo hace pensar que mucho tiene que ver con el estado anímico de las personas.

Al desconocer su causa es difícil dictaminar un tratamiento. Llevar una dieta equilibrada con abundante fruta y verdura, mantener una higiene bucodental correcta (lengua incluida) y eliminar el tabaco y el alcohol son medidas que pueden eliminar el brote de la enfermedad. En caso de que el brote genere excesiva molestia o dolor está permitido usar anestésicos locales. Como todas las enfermedades, si los síntomas se alargan por más de una semana hay que acudir al médico. Lo mismo si se nota la lengua hinchada y genera dificultades para respirar o tragar.