Las visitas al dentista suelen aumentan después de las fiestas navideñas. Los motivos: reparar daños en dientes, prótesis y ortodoncias, además de una limpieza con la que eliminar los excesos de las celebraciones. Así que no lo pienses y cuida de tu salud dental en Navidad.

¿Por qué nuestra salud dental se resiente en Navidad?

Resulta obvio, pero el primer motivo son los dulces. Se comen mucho más de lo habitual y en algunos casos, como los mazapanes y turrones con un elevado contenido en azúcar, provocando en algunos casos la aparición de caries. Por no hablar, del turrón duro, enemigo natural de las piezas dentales, los brackets o las dentaduras postizas.

En cuanto al alcohol, la cafeína, las grasas y los alimentos aderezados con muchas especies, está demostrado que son factores de halitosis, además de producir manchas en los dientes.

Mención aparte merecen los mariscos: algunos de ellos son muy duros y es fácil que se produzcan accidentes al morderlos y puedan dañar la ortodoncia, los dientes o las prótesis.

Pero no sólo son los alimentos tradicionales navideños los que pueden causar problemas. Las fiestas relajan la atención, se alteran los horarios y con ellos las rutinas, como el mantenimiento de una adecuada higiene dental, lo que hace que los dientes sufran más de la cuenta. Se come mucho entre horas y a menudo fuera de casa, lo que dificulta el cepillado de dientes después de cada comida.

Además, en ocasiones éste se realiza deprisa y corriendo o se sustituye con un enjuagado. Tampoco se hace uso del hilo dental, lo que facilita que los restos de comida se acumulen en los espacios interdentales favoreciendo el incremento de la placa bacteriana.

5 consejos para cuidar de tu salud dental

cuidar boca en navidadTe queremos dar una serie de consejos para que cuides de tu salud dental estas fiestas:

1. Regla básica: cepillar los dientes.
Después de cada ingesta de comida y, al menos, tres veces al día es necesario cepillarse los dientes durante un mínimo de dos minutos. Además, se debe completar el cepillado con el uso de seda dental, en especial, antes de acostarse.

2. Atención a los dulces.
Las golosinas pegajosas y los dulces blandos crean muchos problemas de inflamación de encías en los niños y adultos que llevan aparatos de ortodoncia. Los dulces más duros pueden fracturar los dientes, así como destrozar los empastes. Las bacterias productoras de caries se nutren especialmente de los alimentos ricos en azúcares.

3. Limitar las bebidas azucaradas.
Consumir en exceso bebidas azucaradas puede llegar a ser muy agresivo para los dientes, dañando gravemente el esmalte. Al endulzar el café o las infusiones, es recomendable el aspartato, la estevia u otros edulcorantes. Pero cuidado con los productos light o sin azúcar, ya que es posible que contengan fructosa, glucosa y otros azúcares, que son dañinos para los dientes.

4. Ojo con el alcohol.
Es recomendable ingerir bebidas sin azúcar o champán sin alcohol en los brindis navideños pero, si es complicado resistirse, es mejor elegir vino tinto, ya que el vino blanco y el champán son más agresivos para el esmalte y para el cemento de la raíz dental.

5. Evitar los cambios bruscos de temperatura.
Los contrastes de temperatura en los alimentos provocan aumento de la sensibilidad e, incluso, inflamaciones de los vasos sanguíneos del interior de los dientes, por lo que conviene evitarlos en la medida de lo posible.

Y, por supuesto, te recomendamos que, al menos, vayas dos veces al año a tu odontólogo para una revisión dental.

Si necesitas saber algo más o ponerte en contacto con nosotros, puedes llamarnos al 977 24 13 80 o venir a vernos a nuestras instalaciones de Rambla Nova, 114, Bajos.

 

Deja un comentario