Lejos de ser solo un asunto estético, la mordida es más importante de lo que se suele creer, ya que influye de forma directa en nuestra salud. Una mala mordida, la denominada maloclusión, puede provocar efectos muy graves, desde dificultades gástricas hasta dolores de cabeza y cuello, debilitamiento de la encía, desgaste en los dientes o movilidad dentaria.

mordidaLa mordida es la forma en que encajan los dientes superiores e inferiores al cerrar la boca. Lo adecuado es que los dientes superiores se ajusten ligeramente sobre los inferiores. Esta sería la llamada oclusión ideal. Fuera de la oclusión ideal pueden haber distintas consecuencias y afecciones.

De hecho, la Organización Mundial de la Salud colocó esta patología como la tercera enfermedad de salud oral más prevalente, solo por detrás de las caries y de la enfermedad periodontal.

Las causas que están detrás de este problema son variadas. Además del componente hereditario, costumbres adquiridas en la infancia, como chuparse el dedo o tomar el biberón demasiado tiempo, pueden influir en la forma de la mandíbula. No cerrar los labios al respirar por la boca también es uno de los factores que afecta a la oclusión.

En la Clínica Curull tenemos los mejores tratamientos para corregir las maloclusión. Te ofrecemos el diagnóstico más completo para adecuar el plan de tratamiento a las necesidades de cada paciente.