tapar espacios negros boca tapar espacios negros boca

«Tapar espacios negros de mi sonrisa es una necesidad muy importante para mí a la hora de recuperar mi confianza «

CASO CLÍNICO DE ÉXITO XXVII:

Os presentamos el caso XXVII de Sonrisas 10: «Tapar espacios negros de la boca», una historia con resultados realmente buenos, hecho que nos satisface gratamente tanto a los profesionales de la clínica como a nuestra paciente.

Ella acudió a nuestra consulta con varias preocupaciones: quería una revisión de las encías, había perdido la confianza cuando sonreía, y quería tapar espacios negros que perturbaban la imagen de su sonrisa (troneras gingivales) que antes no tenía y quería ponerse muelas en la zona superior derecha, donde anteriormente en otra clínica le colocaron implantes que fracasaron.

Las troneras gingivales son unos  espacios negros que aparecen entre dientes y encía. Son un problema estético importante ya que envejecen mucho una sonrisa. Es frecuente verlos sobretodo en adultos y suelen aparecer después de corregir apiñamientos severos con tratamiento ortodóntico, ya sea con brackets de autoligado o con invisalign®, y también se hacen visibles cuando hay problemas periodontales (problemas de encía con pérdida ósea).

Una vez confirmado que las encías de Isabel estaban sanas y sólo necesitaba visitas periódicas de mantenimiento periodontal, la sometimos a un estudio completo estético mediante el Análisis Digital de la Sonrisa (DSD) y decidimos hacer el siguiente tratamiento:

Rehabilitamos las muelas de la parte superior derecha con micro-implantes que posteriormente soportaría una prótesis parcial removible, muy similar a una sobredentadura. Realizamos restauraciones de composites estéticos (resinas compuestas) en primer y segundo premolar izquierdo, limpiando la caries que tenían y modificando la forma de los dientes para reparar el desgaste que presentaban.

Quitamos las prótesis antiguas en los incisivos superiores y, para corregir la posición de estos dientes, hicimos un tratamiento de mini-ortodoncia, ayudando a devolver la posición correcta y cerrando parcialmente los espacios que habían aparecido.

Antes de colocar las coronas sin metal definitivas, que se hicieron con un material altamente estético como es el zirconio, hicimos un blanqueamiento dental para conseguir uniformidad del color y que sus dientes pilares (los que iban a soportar las fundas) tuvieran una tonalidad más luminosa. Al no llevar el típico metal debajo de la cerámica permite que no se vea el característico ribete metálico, alcanzando un resultado más estético.

Y los dientes inferiores se trataron con unos composites de premolar a premolar para corregir los desgastes que tenían.

La paciente ya sonríe abiertamente y ha rejuvenecido unos cuantos años sólo arreglando su sonrisa. ¡Hemos conseguido tapar espacios negros de la boca! Todo un éxito.

¿Quieres ver más cambios de sonrisa como ésta? Síguenos en nuestras redes, Instagram y Facebook.