La pérdida de una pieza dental es un problema no solo de estética, sino de salud bucal, de ahí la importancia de reemplazar un diente perdido. Los que sufren este problema deben tratarlo con la mayor rapidez posible, ya que es importante para el correcto funcionamiento de nuestra boca  y organismo contar con todas nuestras piezas dentales sanas. Más allá de un problema de estética que pueda suponer un diente perdido, hay razones de salud más importantes que nos apremian a ponerle solución.

Por ejemplo, ante la ausencia de un o varios dientes, la trituración e ingesta de alimentos no es la más adecuada. Por lo que perderemos parte de nuestra capacidad de masticar y haremos que nuestra boca haga un ejercicio físico incorrecto. Igualmente, la falta de piezas dentales también afecta a nuestra habla haciendo que ésta no sea del todo correcta.

También es grave el hecho de que la pérdida de dientes afecta la estructura ósea de la cara. Con una ausencia total, disminuye la distancia entre la nariz y la barbilla y las mandíbulas se vuelven huecas, provocando todo ello que aumente nuestro riesgo de sufrir lesiones y fracturas en la mandíbula.

Lógicamente, no es lo mismo un diente perdido que varios, o que perder directamente todas las piezas. Pero esto no significa que ante la pérdida de una solo diente debamos estar de brazos cruzados sin hacer nada. En cualquier situación, hay que ponerle remedio.

Los motivos de la pérdida de un diente pueden ser diversos: desde un traumatismo hasta una enfermedad dental mal tratada. Por eso es importante que ante cualquier problema de salud que tengamos en la boca acudamos a un especialista rápidamente, para que la situación no termine con la pérdida de piezas dentales.

La problemática de los dientes perdidos afecta a personas de todas las edades, sin embargo, son los ancianos los más afectados, por cuestiones de edad. Pero es importante conocer que podemos ponerle remedio y reemplazar el diente perdido.  En Clínica Curull somos especialistas en implantes dentales, una solución perfecta ante esta situación, que además tiene un porcentaje de éxito del 95%. Es también una técnica que ha evolucionado mucho en los últimos años y, ahora incluso es posible recuperar el diente perdido en una sola sesión. Por tanto, es la solución ideal tanto a nivel de estética como de salud bucal.