Llevo una prótesis removible nueva y me han salido llagas… ¿eso es que me va mal?

Bienvenido/a al mundo de la prótesis removibles, antes de nada, no te apures… no tiene porqué irte mal por tener alguna llaguita al principio, es normal que aparezcan algunas erosiones o decúbitos los primeros días. 

Las prótesis removibles son aquellas que, ancladas en algún diente remanente mediante ganchos o ataches, a algún implante o a ninguno de ellos, las podemos y debemos quitar nosotros mismos. 

Este tipo de prótesis pueden estar elaboradas con diversos materiales, aunque los más comunes son la resina y el metal. 

Uno de los motivos más sencillos de entender por el cual nos pueden haber salido llagas es que desde que llevamos el nuevo aparato, hay zonas de la boca que están trabajando de forma diferente a como lo hacían hasta el momento y se tienen que adaptar a la nueva situación. Añadir que estas zonas son blandas y no suelen realizar esta función de por si. 

Además, la prótesis es rígida y puede ser que al masticar alguna zona ejerza más presión sobre las mucosas y en consecuencia que se erosione el tejido en algún punto, a este tipo de llagas las solemos llamar decúbitos. También puede suceder lo mismo al colocar o quitar la prótesis de la boca. 

Se puede entender que los registros que toma el dentista son estáticos y tienen limitaciones, es imposible saber al 100% como va a funcionar la prótesis cuando esta está en boca y funcionando, cada persona es un mundo… por ese motivo, el dentista ya sabe de antemano, que estas rehabilitaciones van a necesitar algunos ajustes finales después de que las hayas empezado a usar. 

Una recomendación, es muy ilustrativo para el doctor ver exactamente donde está la lesión para poder readaptar la prótesis justo donde está la zona agresiva. No intentes que la herida cure antes de visitar al dentista, ve cuanto antes. Así podrá ver exactamente dónde tiene que retocar sin modificar otras zonas del aparato que funcionan perfectamente. 

prótesis dentalesTengo llagas en la boca… ¿que puedo hacer?

Este tipo de lesiones son muy comunes en todo tipo de población. Además, no es una patología grave pero que puede afectar a cualquier persona.

Una llaga o afta, tal y como nos describe la enciclopedia medica MedlinePlus, es una úlcera abierta y dolorosa en la boca.

Las aftas son de color blanco o amarillo y están rodeadas por un área roja y brillante. Hemos de diferenciarlas de las calenturas o herpes que son otro tipo de lesión.

Las llagas suelen tener múltiples causas, muchas veces desconocidas. Si estas son debidas a problemas víricos, falta de vitaminas, estrés, cambios hormonales, alergias a según que alimentos o por problemas digestivos… la verdad es que no hay un tratamiento curativo para ellas, una vez ya han aparecido.  Aun así, si que podemos intentar que sean menos molestas. 

Los remedios caseros tradicionales recomiendan hacer enjuagues de tomillo o bicarbonato que pueden ir muy bien en muchos casos. 

Existen una amplia variedad de productos comerciales que presentan algún anestésico tópico, para aquellos casos donde el dolor puede dificultar la alimentación u otras funciones básicas, y además puedes escoger entre múltiples formatos, caramelos, grageas, geles etc.

Lo que hemos de intentar cuando tenemos llagas es evitar que se infecten, son heridas o erosiones de nuestras mucosas y que están en contacto con alimentos y bacterias varias por la zona donde se desarrollan. 

Lo más básico que podemos hacer es seguir con una buena higiene general de toda la boca (cepillado básico), y en algunos casos puede ser recomendable usar gel de clorhexidina (antibiótico tópico) junto algún lubricante como el ácido hialurónico para que esté más hidratado.

Pero en realidad, parece ser que las llagas mantienen su evolución de 7 o 10 días, y hay que pasar por el proceso, aunque utilicemos medicaciones paliativas. 

Los primeros días son más molestos, pero poco a poco van remitiendo, así que hemos de tener un poco de paciencia.

Sobretodo, si la llaga dura más de 10 días, no dudes en ir a tu dentista para que descarte cualquier otro tipo de patología.