«Tengo los dientes desplazados hacia delante»

CASO CLÍNICO DE ÉXITO I:

«Blanqueo de dientes que vuelven a oscurecer» trata de una paciente muy joven que, cansada de hacerse blanqueamientos en un incisivo central superior endodonciado (nervio matado), sin demasiado éxito, le plantearon colocar una corona (funda) y, acudió a Clínica Curull para que le diéramos otra opción de tratamiento. Nosotros le planteamos un tratamiento pensando en la salud y estética bucal en conjunto, no de manera individual en un diente aislado.

Como es habitual en Clinica Curull, hicimos un Análisis Digital de Sonrisa (DSD) para planificar el tratamiento de forma totalmente individualizada. Le propusimos tratar los cuatro incisivos superiores, ya que no sólo necesitaba blanquear el diente endodonciado, que era lo que a ella más le preocupaba. Como podéis observar en la foto presentaba un incisivo lateral microdóntico (diente más pequeño de lo normal) y un diastema o espacio entre los incisivos centrales.

¿Sabéis un dato curioso? A pesar de que en Clínica Curull estos espacios los consideramos como antiestéticos, en la época Medieval y sobre todo en las mujeres, era un signo de lujuria.
En primer lugar se reendodonció el incisivo central, ya que la anterior endodoncia practicada no estaba del todo bien. Después le hicimos un blanqueamiento interno: se hace una reapertura de la cámara pulpar retirando la gutapercha (material biocompatible con el que se sellan los conductos de manera hermética en una endodoncia), y en dicha cavidad nuestra especialista en blanqueamiento, la Dra. Mercedes Arias, colocó el producto blanqueador elegido, normalmente perborato sódico, en varias sesiones.

Posteriormente se le hizo una miniortodoncia para cerrar el diastema entre los incisivos. Es un tratamiento sencillo, de poca duración con el que conseguimos cerrar de manera rápida y eficiente estos espacios. Y para dar mayor simetría a los incisivos centrales y al canino derecho, practicamos una gingivectomía o cirugía estética de las encías. También decidimos hacer un blanqueamiento  del resto de dientes para recuperar la luminosidad de su sonrisa.

Y para finalizar el tratamiento estético, colocamos carillas de cerámica  en los cuatro incisivos, unas finas láminas de porcelana que se adhieren a la superficie del diente sin tener que rebajarlo apenas. Las carillas de cerámica destacan por su poder de adhesión, resistencia al desgaste y gran sensación de estética. Siempre se mantendrá el mismo color y brillo. Una vez colocadas, se puede hacer vida normal inmediatamente (hablar, comer, cepillarse los dientes…). Y para mejorar la forma de los caninos los modificamos con composites. ¡El resultado fue espectacular!

ANTES

DESPUÉS