“ME VEO LOS DIENTES CADA VEZ MÁS PEQUEÑOS Y MÁS SEPARADOS” (Sonrisas 10, Caso XLV)

“ME VEO LOS DIENTES CADA VEZ MÁS PEQUEÑOS Y MÁS SEPARADOS” (Caso XLV, Sonrisas 10)
“ME VEO LOS DIENTES CADA VEZ MÁS PEQUEÑOS Y MÁS SEPARADOS” (Caso XLV, Sonrisas 10)

Cerramos el mes de marzo con el caso de un paciente que acudió a Clínica Curull consciente de que sus dientes se estaban gastando y separando pero desconocía la causa este desgaste. Nuestro paciente era bruxista severo y presentaba desgastes importantes en sus dientes. El bruxismo es el hábito inconsciente de rechinar o apretar los dientes intensamente. Cada vez son más las personas que sufren esta dolencia. Puede conllevar dolor de cabeza y dolor de los músculos de la mandíbula, cuello y oído. El rechinamiento puede desgastar los dientes y la superficie de las muelas se vuelve totalmente lisa. Algunas veces también se aprecia un chasquido al realizar los movimientos de la articulación cuando abrimos la boca, al comer o al bostezar.

En una primera visita, como hacemos siempre en Clínica Curull, tomamos registro de la anatomía bucal del paciente y nos reunimos todo el Equipo Médico para planificar el caso. Tras una segunda visita mostramos a nuestro paciente a través de una simulación virtual, un Análisis Digital de la Sonrisa (DSD), desde dónde partíamos y cuál sería el resultado final. También pudimos mostrarle una simulación más real del este resultado final con un mock up, una maqueta de resina colocada directamente en la boca del paciente.

El tratamiento aconsejado fue, en primer lugar, un tratamiento periodontal para eliminar las bacterias que estaban debajo de las encías y que estaba provocando una pérdida ósea. Después colocamos implantes en las zonas posteriores inferiores para reemplazar los molares faltantes. En la arcada superior hicimos miniortodoncia para cerrar espacios. De canino a canino, realizamos un alargamiento de corona para mejorar el contorno de la encías y corregir la sonrisa gingival tan exagerada. Posteriormente, en estos seis dientes superiores colocamos unas carillas cerámicas, unas láminas de porcelana hechas a medida que se colocan cubriendo toda la superficie anterior del diente. De esta manera podemos proporcionar la forma, medida, color y posición adecuada.

Una vez finalizado el tratamiento estético superior, nos pusimos a trabajar la arcada inferior. Para ello realizamos también un tratamiento de miniortodoncia e hicimos unos composites estéticos en los dientes inferiores desgastados. Los composites estéticos son un material que se adhiere al esmalte, y nos permite modificar la forma y la anatomía de los dientes. Y en la zona de molares, tanto superiores como inferiores, tratamos las superficies desgastadas con incrustaciones cerámicas para dar a las muelas la altura y la forma que habían perdido debido al bruxismo. Las incrustaciones son mucho menos invasivas que una corona o funda, y prácticamente no hay que destruir diente sano. Para finalizar, confeccionamos una placa de descarga o férula oclusal para proteger los dientes, incrustaciones, carillas y reconstrucciones de composite de nuevos desgastes, ya que el paciente seguirá siendo bruxista.

¿Quieres que hagamos lo mismo por ti? Llámanos al 977 24 13 80 y concierta una visita. ¡Te ayudaremos a que vuelvas a sonreir sin complejos!

Clínica Curull, más de 20 años cuidando sonrisas.

Leer Más

”LLEVO UNA CORONA ANTIGUA QUE ES MÁS LARGA QUE MIS DIENTES Y SE VE EL METAL” (Sonrisas 10, Caso XLIII)

”LLEVO UNA CORONA ANTIGUA QUE ES MÁS LARGA QUE MIS DIENTES Y SE VE EL METAL” (Sonrisas 10, Caso XLIII)
”LLEVO UNA CORONA ANTIGUA QUE ES MÁS LARGA QUE MIS DIENTES Y SE VE EL METAL” (Sonrisas 10, Caso XLIII)

En Clínica Curull seguimos un plan estratégico para alcanzar el éxito en nuestro trabajo: hacer las cosas bien. Prueba de ello es el caso que os presentamos a continuación. Este es quizás uno de los cambios más difíciles que hemos conseguido. Nuestra paciente, una chica joven, estaba acomplejada por la falta de simetría de su sonrisa. En su incisivo central levaba una funda o corona antigua de metal-cerámica que dejaba al descubierto el margen metálico, y la longitud y posición de sus dientes tampoco aportaba demasiada armonía a su sonrisa.

Inicialmente la paciente recibió tratamiento periodontal para desinflamar sus encías. Una vez teníamos una boca sana, tomamos registros fotográficos, radiográficos y unos modelos de su anatomía bucal. Con toda esta información, el equipo de Clínica Curull realizó un Análisis Digital de Sonrisa(DSD) y una simulación del tratamiento a seguir, de manera que nuestra paciente pudo ver como sería el resultado final antes de empezar.

El primer paso fue retirar la corona de metal-cerámica por otra provisional de resina, y después se inició un tratamiento ortodóntico con braquets para corregir su problema de maloclusión y mal posicionamiento de los dientes. Una vez finalizado el tratamiento ortodóntico, para corregir la forma de los dientes, realizamos un alargamiento de corona, es decir, un remodelado de la encía para dar al diente más longitud y más simetría. El siguiente tratamiento fue el de blanqueamiento para dar luminosidad a los dientes. En el incisivo central tuvimos que hacer también un blanqueamiento interno porque estaba endodonciado y se había oscurecido en exceso.

Y ya por fin pudimos colocar la corona cerámica sin metal en el incisivo. Para dar todavía más armonía a su sonrisa colocamos también unas láminas o carillas de cerámica en los incisivos laterales y en el otro incisivo central. Este tipo de cerámica sin metal nos permite obtener un resultado muy natural con la seguridad de que sigue siendo muy resistente. Para mantener a nuestra paciente periodontalmente sana continuamos con las revisiones y sesiones de mantenimiento periodontal cada cuatro meses.

La sonrisa es uno de los elementos clave para la armonía y la belleza del rostro. Conseguirlo era nuestro objetivo y podemos decir que lo hemos logrado. ¿Y vosotros qué opináis ?

Leer Más

“CADA VEZ ME VEO MÁS DESGASTADOS MIS INCISIVOS SUPERIORES.” (Sonrisas 10, Caso XXXVIII)

"CADA VEZ ME VEO MÁS DESGASTADOS MIS INCISIVOS SUPERIORES." (Sonrisas 10, Caso XXXVIII)
“CADA VEZ ME VEO MÁS DESGASTADOS MIS INCISIVOS SUPERIORES.” (Sonrisas 10, Caso XXXVIII)

El desgaste dental es un problema que se caracteriza por la pérdida gradual del esmalte que recubre y protege los dientes. Este tipo de desgaste puede producirse como consecuencia de la edad o por un problema patológico, y puede verse agravado por hábitos como el bruxismo o apretamiento de los dientes. Nuestro paciente presentaba desgastes no sólo en los dientes anteriores superiores, que le estaban causando sensibilidad, sino también había sufrido unos desgastes severos en los molares.

Para solucionar este problema le ofrecimos un tratamiento rehabilitador sencillo combinado composites con prótesis cerámicas muy estéticas, pudiendo rejuvenecer su sonrisa y devolviendo la funcionalidad a su boca.

Reconstruimos los desgastes en los molares con incrustaciones de composite, aumentando la dimensión vertical, restaurando el espacio ideal entre ambas arcadas dentales y devolviendo la anatomía natural a las piezas dentales desgastadas. En los incisivos y caninos inferiores hicimos unas reconstrucciones estéticas de composite.

En la arcada superior, antes de colocar las prótesis definitivas, nuestro paciente llevó prótesis provisionales para remodelar la encía y darle un contorno ideal. Una vez pasado el período de provisionalización, colocamos las prótesis defintivas: en el canino derecho pusimos una carilla cerámica, cambiamos la corona sobre un implante antiguo en el incisivo lateral derecho, y colocamos unas coronas sin metal en el resto de incisivos, en el canino y en el premolar izquierdos. Para evitar posibles fracturas y/o nuevos desgastes confeccionamos una placa de descarga.

Leer Más

Sonrisas 10. Caso XV: se me han roto los dos dientes anterosuperiores

Sonrisas 10. Caso XV: fractura de los incisivos centrales
Sonrisas 10. Caso XV: fractura de los incisivos centrales

En este nuevo caso de nuestra sección “Sonrisas 10” presentamos a un chico joven de 27 años que acudió a la consulta tras sufrir un traumatismo en los dos incisivos centrales. De pequeño llevó tratamiento de ortodoncia porque le faltaban los dos incisivos laterales, y habían colocado los caninos en su lugar. Esta apariencia final no era del agrado del paciente, ya que el canino no tiene la misma forma que un incisivo lateral. Aunque el motivo principal de su consulta era la fractura de los incisivos, también quería mejorar el aspecto de su sonrisa en general.

En este primer contacto con el paciente se le tranquilizó, pues estaba muy angustiado por la fractura de sus dientes, y se le dijo que todo tenía solución y que conseguiríamos que su sonrisa terminara siendo de su agrado. Se propuso al paciente comenzar el tratamiento con una profilaxis bucodental para desinflamar las encías y se le dieron instrucciones de higiene oral.

Una vez su encía estaba sana, se tomaron unos moldes de su boca y una fotografías para hacer un Análisis Digital de la Sonrisa. El paciente no pensaba que fuera posible algo así, poder visualizar en una pantalla y en la propia boca una aproximación de cómo iba a quedar el tratamiento final. Se sintió muy satisfecho con cómo se habían captado sus motivaciones y expectativas y no dudó en comenzar cuanto antes el tratamiento de estética dental.

El primer paso fue colocar unas carillas de cerámica en los dos incisivos centrales, recuperando la forma y el tamaño original. Una vez colocadas las carillas, se modificó con composites la forma de los caninos para que se parecieran a unos incisivos laterales. Finalmente el paciente consiguió, en muy poco tiempo, la sonrisa que quería.

¿Quieres que hagamos lo mismo por ti? Llámanos y concierta una visita: 977 24 13 80.

Clínica Curull, 20 años cuidando sonrisas, 20 años contigo.

Leer Más

Sonrisas 10: Caso XIII: no me gusta el puente antiguo que llevo y enseño mucha encía al sonreír

Sonrisas 10: caso XIII. Reconstrucción de la Sonrisa.
Sonrisas 10: caso XIII. Reconstrucción de la Sonrisa.

El caso que os presentamos hoy es el caso típico de reconstrucción de la sonrisa que solemos hacer en la Clínica Curull. Se trata de una joven que acude a la consulta para realizarse una revisión general. Rápidamente nos llama la atención una prótesis de metal-cerámica que lleva en los incisivos superiores y afea mucho su sonrisa. Nos explica que de pequeña se dio un golpe en la boca y perdió uno de sus dientes superiores. Otros dos dientes tuvieron que ser endodonciados (matar el nervio) y reconstruidos.

Cuando observamos su sonrisa vemos varios defectos que deberemos solventar: el margen de la encía es asimétrico, enseña demasiada encía al sonreír (sonrisa gingival), la encía está hundida donde le falta el diente, el color de la prótesis no es natural y se ve el borde metálico.

Gracias a las fotos tomadas en la primera visita, realizamos el Análisis Digital de la Sonrisa (DSD), del que ya hemos hablado con anterioridad, y se presentó a la paciente una aproximación de cómo quedaría el tratamiento para que ella pudiera visualizar el resultado final.

En la fase higiénica se realizó la profilaxis periodontal y un blanqueamiento de todos sus dientes para tener un color más claro antes de cambiar la prótesis de sus incisivos. El siguiente paso fue solucionar el problema de la sonrisa gingival y el defecto de la encía donde no había diente. Se realizó una cirugía estética de las encías que consistió en alargamiento de corona y un injerto de encía donde teníamos el hundimiento tan antiestético. También decidimos mejorar el aspecto de sus dientes inferiores mediante composites, quedando más naturales y simétricos. Durante todo este proceso la paciente llevaba una prótesis provisional en lugar de su prótesis antigua. Esto nos permitía ir remodelando la encía durante todo el proceso de cicatrización y la paciente se sentía mucho más cómoda, pues la estética de la prótesis provisional era mejor que la de su antiguo puente.

El último paso fue colocar la prótesis de cerámica sin metal. Al no llevar metal debajo de la cerámica, nos permite darle un aspecto más natural, tanto en el color como en la textura. Una vez colocada la prótesis definitiva, se procedió a la realización de la férula de descarga y a continuar con sus visitas de mantenimiento.

Leer Más

Sonrisas 10: Caso X: tengo un infección en un diente con el nervio matado y cada vez está más oscuro

sonrisas 10 clinica curull X_1

Antes

Sonrisas 10 clinica curull X_2

Después

 

Este es el caso de una paciente muy joven que había acabado el tratamiento de ortodoncia hacía poco tiempo. Acudió a nuestra consulta muy preocupada porque tenía una infección en la encía del incisivo central izquierdo. Este diente estaba endodonciado (tenía el nervio matado) desde hacía años y, como consecuencia de este tratamiento, se había oscurecido, y cada vez se lo veía más feo al sonreír. Tras el estudio clínica y radiográfico determinamos que este diente tenía un pronóstico imposible: había fracasado la endodoncia, la raíz estaba fisurada y tenía un quiste en la raíz.

Lo primero que hicimos fue tratar la infección, recetamos un tratamiento antibiótico y extrajimos el diente. Puesto que su maxilar aun estaba en desarrollo (sólo tenía 14 años) tuvimos que esperar bastante tiempo para poder colocarle un implante. Durante este período ferulizamos su diente natural extraído a los dientes adyacentes para cubrir el espacio. Tratamos dos caries que tenía en otras piezas. Extrajimos los cordales inferiores que empezaban a erupcionar y al estar mal posicionados no tenían espacio para salir de manera correcta e fuimos haciendo mantenimientos periodontales para sanear las encías.

Cuando la paciente finalizó su crecimiento (normalmente a los 18 años en chicas y a los 21 en chicos) pudimos colocar el implante y una prótesis provisional fija sobre este implante. En la misma sesión también se le hizo una cirugía estética periodontal para aumentar el volumen de su encía en este punto, consiguiendo así un aspecto más natural. La paciente estuvo 3 meses con la prótesis provisional fija para que la encía se fuera remodelando y conseguir la sensación de que se trataba de un diente natural con su raíz y no un implante. Durante este tiempo modificamos con una carilla de composite la forma del incisivo lateral izquierdo, consiguiendo así una mayor simetría en su sonrisa. Pasado este tiempo, cambiamos la corona provisional por una corona de cerámica sin metal fija sobre el implante

Al finalizar el tratamiento conseguimos que nuestra paciente sonriera de manera espontánea, sin preocuparle que se le vieran los dientes y enseñando una sonrisa natural de la que poder presumir.

¿Quieres que hagamos lo mismo por ti? ¿Quieres perder el miedo a sonreír? Llámanos o ven a vernos. ¡Te ayudaremos!

Clínica Curull. Rambla Nova, 114, Bajos (Tarragona). Tel. 977 24 13 80

Leer Más