“LLEVO UNA PRÓTESIS MUY ANTIGUA Y ME GUSTARÍA CAMBIÁRMELA PORQUE SE VE EL METAL” (Sonrisas 10, Caso LXXXIV)

“LLEVO UNA PRÓTESIS MUY ANTIGUA Y ME GUSTARÍA CAMBIÁRMELA PORQUE SE VE EL METAL” (Sonrisas 10, Caso LXXXIV)
“LLEVO UNA PRÓTESIS MUY ANTIGUA Y ME GUSTARÍA CAMBIÁRMELA PORQUE SE VE EL METAL” (Sonrisas 10, Caso LXXXIV)

 

Una paciente de 48 años acude a Clínica Curull porque llevaba unas prótesis de cerámica con metal muy antiguas. Con el paso del tiempo la encía se había retraído y el metal de las prótesis empezaba a aparecer por el margen gingival, dejando a la vista un halo oscuro bastante antiestético y desajustado, favoreciendo la formación de caries y la inflamación de la encía. Esta inflamación gingival y la anatomía de los dientes de la prótesis, junto con el color de la cerámica, daban un aspecto poco natural a su sonrisa.

Tras una primera visita en la que, como solemos hacer, tomamos registros tanto fotográficos, como scanner intraoral de la anatomía bucal de la paciente y registro radiográficos, nos reunimos todo el equipo de especialistas de Clínica Curull para plantearle a nuestra paciente un tratamiento con el que no solo construiríamos una nueva sonrisa, sino también restauraríamos las salud bucal de una forma generalizada.

Nuestro primer objetivo fue desinflamar las encías con un tratamiento periodontal. El siguiente paso fue levantar las prótesis antiguas y realizar una cirugía mucogingival de las encías para recuperar el volumen perdido y cubrir las recesiones radiculares. Posteriormente sustituimos un canino muy deteriorado por un implante de titanio. Durante todo este período la paciente llevó unas protésis fijas provisionales para que durante el proceso de cicatrización fuera contorneando y dando el grosor de encía deseado, siempre buscando la armonía dentogingival. De esta manera lograríamos un buen sellado marginal de las nuevas prótesis que serían de porcelana sin metal que se colocaron pasados unos meses.

Las prótesis de porcelana o cerámica sin metal consiguen que la luz se refleje de forma similar a los dientes naturales, con lo que el aspecto es totalmente idéntico. De esta manera se eliminan los bordes grisáceos próximos a la encía, tan característicos de las coronas que llevan metal. Es la opción de tratamiento dental para aquellos casos estéticos donde las piezas dentales presentan colores muy oscuros o cuando la están muy deterioradas.

Finalmente aconsejamos a nuestra paciente una placa de descarga para proteger su nueva sonrisa. Se trata de un protector bucal hecho a medida. Tiene la finalidad de mantener la mandíbula en una posición más relajada, evitar que los dientes friccionen entre sí y proteger la articulación.

¿Quieres que hagamos lo mismo por ti? Llámanos al 977 24 13 80 y concierta una visita. ¡Te ayudaremos a que vuelvas a sonreir sin complejos!

Clínica Curull, más de 20 años cuidando sonrisas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *